El estudio Perspectivas 2016: Tecnología y pedagogía en las aulas. El futuro inmediato en México, realizado por el Gabinete de Comunicación y Educación de la Universidad Autónoma de Barcelona y aulaPlaneta, avanza que las innovaciones pedagógicas están en pleno desarrollo en México y estarán  generalizadas hacia 2018, mientras que los dispositivos y servicios digitales serán una realidad en las aulas a medio-largo plazo: crecerá su implantación en los próximos 4 años y se alcanzará una digitalización completa hacia 2020. Por ejemplo, es inminente la implantación del trabajo por proyectos y el enfoque por competencias, y en el curso 2017-2018 se generalizarán el aprendizaje colaborativo y el aprendizaje enfocado a la solución de problemas. El curso siguiente, el 2018-2019, será decisivo para extender el uso de tabletas en clase, así como para generalizar los libros de texto digitales, las redes sociales educativas, los recursos educativos abiertos, los blogs y microblogs, los juegos educativos en red y los wikis educativos.

OBJETIVOS Y EJES DE TRABAJO

Perspectivas 2016: Tecnología y pedagogía en las aulas, cuya primera entrega ya se realizó en España en 2014, se plantea en esta ocasión cómo serán las aulas mexicanas a corto, medio y largo plazo, cómo está cambiando la educación en el país o qué tecnologías, dispositivos y prácticas docentes se utilizarán en los próximos años. El objetivo es lanzar una mirada al futuro probable de la enseñanza en México, para avanzar tendencias, suscitar el debate y la reflexión y que todos los agentes educativos –profesorado, estudiantes, familias y autoridades–, estén preparados para los cambios, tomen decisiones al respecto y los afronten con información y garantías.

El documento recoge con tal fin las opiniones de más de 40 expertos involucrados en el estudio y la investigación de temas relacionados con la pedagogía, el análisis del sistema educativo mexicano, las políticas públicas y el uso de la tecnología en las aulas. De este modo, profundiza en la pedagogía, la didáctica y el uso de la tecnología educativa en los centros educativos mexicanos y vaticina cómo se desarrollará la implantación en sus aulas de tres variables: dispositivos tecnológicos, servicios digitales y métodos pedagógicos.

PREVISIONES A CORTO, MEDIO Y LARGO PLAZO

En el ámbito de los dispositivos tecnológicos, según el estudio, las tabletas serán los primeros dispositivos tecnológicos que se generalizarán. Más de la mitad de los expertos consultados considera que su implementación podrá observarse ya en el curso académico 2018-2019. Les siguen los proyectores, las impresoras tradicionales y el wifi, cuyo uso en las aulas se generalizará en el curso 2019-2020. La llegada a los centros de pizarrones electrónicos, teléfonos inteligentes y sistemas de producción audiovisual se demorará, según las previsiones, hasta 2020-2021. Los dispositivos cuya implantación se sitúa más lejana son las impresoras 3D y los robots educativos;  algunos expertos consideran que se generalizán más allá de 2020 y otros creen que no llegarán a implantarse.

Respecto a las innovaciones en servicios digitales, el 2018-2019 será decisivo: más del 50 % de los expertos considera que será el curso de la implantación de los libros de texto digitales, las redes sociales educativas, los recursos educativos abiertos, los blogs y microblogs, los juegos educativos en red y los wikis educativos. Un año después se prevé que se generalicen los entornos digitales de gestión del aprendizaje, los sistemas colaborativos apoyados en el uso de computadoras, los cursos masivos abiertos en red y la computación en la nube. En cambio, hay otros servicios que se espera que lleguen a largo plazo, entre 2020 y 2021: la realidad aumentada, la geolocalización al servicio de la educación y los simuladores interactivos.

En el caso de las innovaciones pedagógicas, los expertos consideran inminente, en este mismo año, la implantación general del trabajo por proyectos (un 54 % de los especialistas consultados cree que se utilizará ampliamente en el curso 2016-2017) y el enfoque por competencias (cerca del 59 % lo considera generalizado para el año 2016). En el curso 2017-2018 serán cotidianos también el aprendizaje colaborativo y el aprendizaje enfocado a la solución de problemas (ambos muy presentes ya en el sistema educativo mexicano), seguidos del aprendizaje por exploración, que será una realidad cotidiana en las aulas mexicanas en el curso 2018-2019. Algo más tarde se extenderán el aprendizaje móvil y el aprendizaje analítico por computadora (en 2019-2020), así como la pedagogía inversa o flipped classroom (más allá de 2020).

Más información

  • Perspectivas 2016: Tecnología y pedagogía en las aulas. El futuro inmediato en México
  • Estudios Perspectivas en aulaPlaneta y en la UAB

 

La entrada El curso 2018-2019 será decisivo en la digitalización y la innovación educativa en México aparece primero en aulaPlaneta.